MÓNICA NEGRI
Psicoanalista | Psicóloga General Sanitaria | Sexóloga
focalización sensorial

Beneficios de la focalización sensorial

La técnica de focalización sensorial descrita por William H. Masters y Virginia E. Johnson, es la más significativa de los aportes de estos investigadores y es interesante de experimentar en aquellas parejas que no presentan dificultades sexuales, y pueden buscar sus múltiples beneficios.

La “focalización sensorial” -sensate focus- tiene como propósito que los sujetos se focalicen durante varios días o semanas en acariciarse y masajearse el uno al otro de forma suave, tierna y amorosa, a excepción de los genitales y pechos de la mujer y en todo ese tiempo la pareja evita el coito y el orgasmo.

Posteriormente la doctora Helen Singer Kaplan, investigadora y terapeuta sexual, utilizó la expresión “pleasuring” para referirse a esta técnica.

Es de destacar que algunas de las prácticas tántricas del orientalismo sugieren ejercicios muy similares sino idénticos a los propuestos por estos investigadores y sexólogos en la actualidad: intensificar la capacidad de experimentar placer en todo el cuerpo y aumentar la sensación del orgasmo.

Pleasuring es una praxis que se puede llevar a cabo siempre que se desee o se necesite volver a conectar con el cuerpo y con su capacidad para sentir y experimentar placer, más allá de los genitales y zonas erógenas comunes (labios, lengua, cuello, dedos, pechos, pezones).

Es además una práctica de apertura emocional e intimidad que permite aceptar y apreciar la belleza del cuerpo y sus sensaciones de manera íntima y amorosa con la pareja durante el acto de dar y recibir.

Es posible que algunas personas estén más familiarizadas con el ser tocadas y acariciadas de manera lenta y suave. Para otras este ejercicio puede convertirse en una oportunidad de recibir caricias de un modo inusual y nuevo. Al evitarse completamente el intercambio coital disminuye la ansiedad por el desempeño y por conseguir un orgasmo. Sólo se experimenta el aquí y ahora y agradables sensaciones en el cuerpo.

Esta puede ser una experiencia completamente nueva para algunas personas. Es un ejercicio que fortalece y afianza el vínculo sin embargo, no se recomienda practicarlo sin el apoyo de psicoterapia si hay dificultades en la relación de pareja, ya que sus efectos pueden ser contrarios a los buscados y generar ansiedad o conflicto.

Kaplan, H.S. (1988). Manual Ilustrado de Terapia Sexual.
Masters, W.H. y V.E. Johnson (1976). Incompatibilidad Sexual Humana.