La humillación

Lévinas: sobre el reconocimiento negado en la humillación

Emmanuel Lévinas fue un filósofo judío lituano-francés que hizo grandes aportes a la ética y la fenomenología.

La humillación es una de las afrentas más profundas que puede sufrir un sujeto, pues atenta contra su dignidad intrínseca y niega su valor como persona. Pero más que una simple ofensa, la humillación constituye una violación ética de primer orden según el pensamiento del filósofo Emmanuel Lévinas.

Para Lévinas, la ética no es un código de reglas, sino un imperativo fundamental que emana de nuestro encuentro con el «Otro». En su obra cumbre «Totalidad e Infinito», nos recuerda que, el otro ser humano se nos presenta primordialmente como un «rostro» que nos interpela y reclama nuestro reconocimiento.

El rostro del otro desborda toda idea o concepto que podamos tener de él. Es una presencia viva, una alteridad radical que trasciende nuestras categorías y se me impone con una demanda ética: la de ser acogido, respetado, reconocido en su singularidad. Como expresa Lévinas: «El modo como se me presenta [el Otro] desbordando la idea de lo Otro en mí, nos lo llamaremos rostro».

Humillar al otro es precisamente lo contrario del reconocimiento que su rostro reclama. Es un acto profundamente anti-ético, pues como afirma Lévinas: «La humillación no es otra cosa que la violación de lo que constituye la idea misma de dignidad interior… Es no reconocer el ser al que se debería reconocimiento».

Cuando humillamos, negamos la infinita trascendencia del otro y lo reducimos a un mero objeto, una «totalidad» mensurable que podemos conceptualizar y someter. Humillar es violar la alteridad del prójimo, su exterioridad misteriosa que se me sustrae y desborda.

Es un ejercicio de violencia simbólica que desconoce la dignidad del otro ser humano. La violencia simbólica, concepto acuñado por el sociólogo Pierre Bourdieu, se refiere a esa violencia invisible e insidiosa que se ejerce a través de modelos culturales, lenguaje, representaciones y estructuras de poder. Es una violencia que no se expresa de manera física, pero que igualmente hiere y subyuga al erosionar la estima, la identidad y el sentido de valía de las personas.

La falta de reconocimiento opera precisamente como una modalidad de esta violencia simbólica. Al no reconocer la humanidad plena del otro, al negarnos a verlo y tratarlo como un igual merecedor de respeto y consideración, lo estamos humillando al transmitirle un mensaje tácito de que su existencia carece de valor o importancia. Es negarle su condición de sujeto digno y reducirlo a la condición de objeto desechable o prescindible.

Por el contrario, la ética para Lévinas consiste en acoger y responder a la demanda del rostro, reconocer al otro en su infinitud y singularidad, asumiendo una «responsabilidad sin límites» hacia él. Solo en este reconocimiento radical del semejante como un «infinito» que me desborda, puedo realmente realizar la autenticidad de mi ser.

La humillación atenta contra este mandato primordial de reconocer y acoger al otro en su alteridad. Es una falta contra la ética misma, el rechazo de la responsabilidad fundamental que tenemos hacia nuestros semejantes. En un mundo que con demasiada frecuencia presencia actos de humillación y menosprecio, las palabras de Lévinas resuenan como un llamado inaplazable a reconsiderar el lugar central que debe ocupar el reconocimiento del otro -semejante- en nuestras vidas.

Lacan aborda la humillación en el contexto de las dinámicas de poder y dominación en las relaciones interpersonales: «La humillación, entonces, ocurre cuando el sujeto se siente despojado de su dignidad, cuando se ve reducido a un estado de inferioridad o impotencia por la acción de otro.» (Lacan, El Seminario, Libro 11)


Lévinas, Emmanuel (1977) Totalidad e Infinito: Ensayo sobre la exterioridad. Salamanca: Sígueme.

Lacan, Jacques (2000) El Seminario, Libro 11: Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Buenos Aires: Siglo XXI Editores.

Bourdieu, Pierre (2000) La dominación masculina. Barcelona: Anagrama


Emmanuel Lévinas (1906-1995) fue un filósofo y escritor ampliamente reconocido como uno de los pensadores más importantes del siglo XX. Es destacado por su contribución a la difusión de la fenomenología alemana en Francia. Su vida y obra estuvieron dedicadas a la reconstrucción del pensamiento ético posterior a la Segunda Guerra Mundial. Nacido en Lituania, Lévinas desarrolló su trabajo principal en Francia.