Afectos

Los afectos en el psicoanálisis lacaniano

Los pretendidos afectos sólo dan testimonio, de hecho, de la afectación de los que hablan de ellos. ¿Qué produce la emoción? ¿Creen ustedes que son las tripas que se remueven? ¿Qué es lo que remueven? Remueven palabras. No hay nada que afecte más, como dicen, al que he calificado como ser hablante.

Lacan *

Distancia con las psicologías de las emociones

El psicoanálisis lacaniano es una corriente que se aparta de cualquier psicología de las emociones y defiende la conveniencia de pensar el afecto en continuidad con la noción clásica de Aristóteles en su insistencia en la capacidad del discurso para modificar las pasiones del sujeto.

Lacan reivindica la tradición que parte de Aristóteles que rechaza que la pasión pueda ser comprendida a partir del organismo. En lugar de eso, Lacan sostiene que «el afecto se comprende como algo que sufre el cuerpo, pero cuyo origen está del lado del lenguaje». (Conde Soto, 2015)

El lenguaje como origen del afecto

Que la Retórica de Aristóteles insista en la capacidad del discurso para modificar las pasiones del sujeto, le da pie a Lacan para pensar los afectos como el resultado de los efectos sobre el cuerpo del lenguaje. El afecto se comprende como algo que sufre el cuerpo, pero cuyo origen está del lado del lenguaje.

«El lenguaje con su estructura precede al despertar de la conciencia del sujeto». (Lacan, 1953)

Diferencia entre organismo y cuerpo

Es importante distinguir entre cuerpo y organismo, ya que el cuerpo es el organismo una vez que ha sido afectado por el lenguaje. De esta manera, el sujeto no vive exclusivamente en su organismo, sino que también lo hace en un cuerpo.

Los enfoques biologicistas actuales pretenden convertir la pasión en algo puramente cerebral, en un intento por eliminar la presencia del sujeto a cualquier precio. Desde la “biología lacaniana” de los millerianos, hasta la invasión de lo neuro- en el campo de las humanidades y las ciencias sociales se busca reducir los comportamientos humanos a «mucho goce mortífero» y a procesos cerebrales que es lo mismo.

El psicoanálisis parte de supuestos diferentes y destaca la importancia del papel del lenguaje como aquel elemento intermedio entre el organismo y el cuerpo. Los afectos no son meras palabras y se sienten, pero no al nivel de las sustancias, sino de un cuerpo que está ya pasado por el filtro del lenguaje. Así, el sujeto no se queja de una carencia de serotonina, sino de cuestiones concretas que lo entristecen.

El psicoanálisis no es una operación puramente intelectual, sino que su campo de trabajo es el lenguaje, que está a medio camino entre lo emocional y lo intelectual. El discurso tiene efectos sobre el cuerpo y los psicoanalistas intentan controlar estos efectos provocando otros mediante un trabajo que pasa por la palabra. Sin embargo, es importante destacar que esta operación analítica no se agota en el trabajo sobre los afectos, sino que tiene también una vertiente epistémica que requiere más tiempo y trabajo.

El trabajo analítico con los afectos

Es por ello por lo que Lacan bromea de aquellos psicoanalistas que pretenden reducir su tarea a que sus pacientes tengan buenos sentimientos. Las mejoras a nivel afectivo provenientes de un psicoanálisis serán siempre el resultado indirecto de la elaboración de un saber y un bien-decir del sujeto acerca de su deseo.

«El psicoanálisis no tiene por fin el enmendar al sujeto, ni favorecer su capacidad de soportar mejor su síntoma. Su fin real es separar al sujeto de sus carencias imaginarias para abrirle el acceso a su deseo». (Lacan, 1958)


*Conferencia pronunciada en el Centro Universitario Mediterráneo (CUM) de Niza, el 30 de noviembre de 1974. Texto establecido por Jacques—Alain Miller a partir de la transcripción realizada por Mme. Elisabeth Geblesco desde una grabación de M. François Pélissier. Traducido al castellano por Miguel Bassols. Publicado en la Revista Uno por Uno Nro 46 (1998) EOLBibliografía citada y o consultada

Aristóteles (2000), Retórica, Madrid, Biblioteca Básica Gredos, Gredos, 2000. Edición a cargo de Quintín Racionero.

Conde Soto, Francisco, Los afectos como efectos del lenguaje sobre el cuerpo: de las pasiones de Aristóteles a los afectos en la teoría psicoanalítica de Freud y Lacan, Revista Internacional de Filosofía, Nº 65, 2015, 119-132 ISSN: 1130-0507 http://dx.doi.org/10.6018/daimon/182691

Lacan, J. Los escritos técnicos de Freud. El Seminario, Libro 1. Versión crítica de Ricardo Rodríguez Ponte. Editorial Paidós, Buenos Aires, 1953

Lacan, J. La Dirección de la cura y los principios de su poder en psicoanálisis. Escritos 2. Siglo XXI Editores, Ciudad de México, 1958

Lacan, J. Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. El Seminario, Libro 11. Editorial Paidós, Buenos Aires, 1964